CONCENTRADO, DISTRAÍDO, CENTRADO.

Te despiertas y mientras te desperezas piensas en lo que vas a desayunar, cuando bebes el café consideras como te tienes que vestir ese día, en la ducha recuerdas el trabajo que tienes pendiente y como lo vas a organizar y así continuas a lo largo de toda la jornada , con una parte de tu atención en el siguiente paso. No  tomaste conciencia de tu cuerpo al estirarte, el desayuno prácticamente lo engulliste, te abrochaste mal los botones de la camisa y tardaste un rato en encontrar tu coche porque anoche cuando lo aparcabas estabas pensando en otra cosa. En ese recorrido mental se te han colado también multitud de pensamientos encadenados que te han arrastrado hasta el verano pasado, a la reunión con la tutora de tu hijo o a la mala contestación que tu jefe te dio ayer. Además de ir y venir con los pensamientos, cada uno de ellos te ha envuelto en una emoción asociada de la que prácticamente no has sido consciente pero que si ha afectado a tu estado. Durante muchas horas al día nuestra mente vaga sacándonos una y otra vez del presente, no hay una  unión cuerpo, mente , espíritu, están disociados y nuestro cuerpo esta haciendo las cosas de manera automatizada, la mente deambula sin mucho rumbo y nuestro espíritu se debate en el vaivén de las emociones. Así que algo que se considera como muy organizado y eficaz en realidad es una fuente de agotamiento.

Todo lo que a partir de aquí escribo es una reflexión personal, no desde el conocimiento en psicología  o neurología, que no tengo, sino desde la experiencia de poner en practica las enseñanzas de mis maestros, de las aportaciones de mis compañeros con sus propias indagaciones y de lo que he aprendido dando clases, los términos no van a ser nada ortodoxos y seguro que discutibles pero hoy por hoy a mi me sirven como un “mapa” con el que me oriento para seguir profundizando.

Además del estado disperso, distingo otros tres estados de la mente en los que estoy atenta pero de distinto modo, el problema muchas veces es semántico y a lo que yo llamo de una manera otros lo hacen de otra. Estos estados son: concentrado, distraído y centrado

Para mi, la concentración se asemeja a cuando cierras el haz de luz de un foco y solo queda un rayo intenso sobre un objeto y el resto desaparece en la oscuridad. Enfoco la atención de manera voluntaria en un objetivo y la mantengo el tiempo necesario. Este foco estrecho e intenso de alguna manera te desconecta del resto, puedes pensar en qué te ocurre cuando estas estudiando o cuando necesitas perfeccionar un movimiento en concreto, te concentras solo en una parte de tu cuerpo, aplicas un ejercicio especifico y muchas veces el resto esta moviéndose de una manera absurda.

Lo que llamo distracción tiene que ver con una acción que llevas a cabo voluntariamente pero que se apoya en algo que ocurre fuera a la que te enganchas y te dejas llevar, desaparece el parloteo mental porque mantienes la atención pero no tienes la sensación de control. Un ejemplo puede ser cuando estas inmerso en lo que ocurre en una película , tu no estas haciendo nada y eres llevado de un lado a otro con las emociones que te provoca o cuando te dejas llevar por la música y sueltas el control de lo que estas haciendo . Mihály Csikszentmihályi lo expresa de este modo “El flujo es difícil de lograr sin esfuerzo. El flujo no es perder el tiempo”.

Estar centrado, desde mi punto de vista, es el estado en el que te haces uno con tu acción y con el entorno, desde tu centro. Es poner un gran angular en el que tu también estas incluido captando mucho mas de lo habitual en ti y en lo que te rodea. Se describe como el aquí y ahora, pero afinando mas, mi experiencia me dice que es un “multiaquí”, es un aquí multidireccional, lo que implica que abarca todo a la vez y en cuanto al ahora, en realidad es un ahora ahora ahora…mantener el ahora provoca la aparición del “no tiempo”porque tu cerebro no hace proyecciones al pasado ni al futuro, este “no tiempo” genera la sensación de que eres capaz de hacer todo lo necesario para ejecutar tu acción lo mejor posible dentro de tus habilidades. Así que el espacio se abre y el tiempo desaparece.

Este estado se puede entrenar, lo mejor es incluir esta practica en tu vida cotidiana porque de otro modo te vas a encontrar con muchas resistencias. Como herramienta utilizo el sentir porque no puedes sentir y pensar a la vez y utilizo un sentir multidireccional , en general se propone un sentir focalizado, saborea la comida, capta el aroma de una flor, escucha el sonido de la fuente…..esto entrena la atención pero solo en una cosa y así el gran angular no se abre.

Ir desarrollando la capacidad de entrar en el centramiento y mantenerlo en el tiempo es una de las mejores cosas que me ha aportado este camino de indagación.